La Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia (FUNDORO) acaba de ser galardonada con el primer premio estatal Ciencia en Acción en la modalidad Laboratorio de Matemáticas, por su trabajo titulado Medición Histórica de la Altura del Teide en el que ha participado alumnado de diferentes Institutos de Enseñanza Secundaria de la Isla. El trabajo presentado por Fundoro se basa en una de las rutas histórico-científicas que se han realizado con alumnos de Secundaria y Bachillerato, partiendo de la primera medición exacta de la altitud del Teide, realizada en 1776.

El premio Ciencia en Acción es uno de los más destacados galardones de comunicación, enseñanza y divulgación de la ciencia en España y está promovido por el CSIC, la Real Sociedad Española de Física, la Sociedad Geológica de España, la UNED, la Fundación Lilly, la Fundación Privada Celex, el Instituto de Ciencias Matemáticas, la Real Sociedad Española de Química, la Sociedad Española de Astronomía y la Sociedad Española de Bioqímica y Biología Molecular.

La medición histórica del Teide

El proyecto de Fundoro va dirigido a alumnas y alumnos con conocimientos de Trigonometría, con un nivel equivalente a 4º de la ESO o superior. Así, los centros que lo han solicitado a través de la página web de la Fundación, han podido participar, tomando como punto de partida el Jardín Juan Acosta, en los exteriores del Centro Administrativo y de Visitantes Telesforo Bravo del Parque Nacional del Teide, donde está ubicado el módulo sobre la medición histórica del Teide, diseñado por Fundoro. Precisamente, este fue uno de los lugares elegidos por el científico francés Jean-Charles Borda, para tomar medidas con las que obtendría la altitud del Teide con un resultado de 3.713 metros que se consideraría la primera medición exacta de la altura de este volcán.

Entre  la primera etapa de la visita, se muestra al alumnado cómo un problema real como es conocer la altura del Teide, dato esencial para cartografiar de manera precisa las Islas, se resolvió utilizando una parte de las matemáticas que ellos ya manejan: la Trigonometría. Otro de los objetivos es desvelar a los alumnos y alumnas las dificultades que supone pasar de la resolución ideal del problema, sobre el papel, a su resolución empírica, es decir, trazando triángulos sobre el terreno y midiendo distancias y ángulos.

Asimismo, aprovechando el grabado de Pierre Ozanne sobre la medición que se reproduce en el módulo, junto con algunas ilustraciones complementarias y textos originales de prestigiosos visitantes de la Isla, el proyecto logra introducir al alumnado en el ambiente del siglo XVIII y en las características de la sociedad canaria en esa época. Ello permite hablar sobre las grandes expediciones científicas, sobre las dificultades de la navegación y sobre la importancia del Teide en las travesías hacia América, África y Oriente.

Taller ‘Midiendo alturas’

Así, antes de pasar a la parte central de la visita donde se ilustra el planteamiento hecho por Borda (a quien la Academia de la Ciencias de París envió a Tenerife a medir el Teide), se propone a los alumnos participar en el taller Midiendo alturas. Con este taller, el alumnado puede disfrutar de una clase de Trigonometría práctica en la que puede ver los contratiempos que ocasiona tomar medidas empíricas y cómo estas influyen en los resultados. Se trata de que, una vez completada la práctica, las alumnas y alumnos estén en disposición de entender cómo planteó Borda la medición y los problemas a los que se enfrentó.

Tras el taller, el alumnado puede pasear por los jardines de la flora autóctona del Centro de Visitantes Telesforo Bravo, que recrean las diferentes comunidades vegetales de la isla de Tenerife, para llegar al Centro de Interpretación donde tienen a su disposición una exposición en la que recorren la isla de Tenerife en una doble vertiente: altitudinal, de la costa a la cumbre, e histórica, a través de las miradas de visitantes ilustres. Allí refuerzan los conocimientos recién adquiridos en un espacio dedicado a las distintas mediciones de la altitud del Teide.

Imagen de la web de la Fundación Canaria Orotava de Historia de la Ciencia.