Desde que se inició, por parte del Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de La Laguna, en 1995 el proceso que llevaría la consecución de la declaración de La Laguna como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999 se comenzó a fraguar la transformación de la ciudad. Sobre cómo fue aquel proceso y qué acciones se pusieron en marcha trata el estudio encargado por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, a la asociación cultural El Laboratorio.

Se pusieron en marcha políticas para dar nuevos usos a parte de los edificios históricos existentes en el centro histórico, como por ejemplo la transformación del antiguo Hospital de Dolores en biblioteca, la parte histórica de Instituto Cabrera Pinto en sala de arte, o la transformación de la Casa Lercaro en Museo de Historia de Tenerife, numerosas casonas abandonadas fueron rehabilitadas para nuevos usos comerciales, gastronómicos y turísticos, centros culturales, etc., y a su vez contribuyeron a ofrecer una nueva imagen del lugar, más bonita y acorde con los tiempos actuales.

Se planificó la peatonalización de algunas calles para hacerlas más seguras y atractivas al público, restringiendo, en la medida de lo posible, la circulación rodada y fomentando el uso de medios de transportes alternativos, como el Tranvía, que llegó justo hasta el borde del conjunto histórico. Y antes de peatonalizar se planificaron donde estarían los futuros parkings. El primero en ponerse en marcha fue el de Los Venezolanos, pero luego vinieron otras iniciativas como el parking de San Juan, el parking de la Avenida Trinidad o el de la Plaza del Cristo.

Fue necesario implicar a los comerciantes del centro, inicialmente reticentes a las obras de peatonalización, y fomentar el pequeño comercio típico del lugar para, al mismo tiempo, potenciar desde el punto de vista turístico el atractivo del centro histórico.

Todo lo anterior generó empleo y mediante el empleo generado por el comercio/turismo/cultura se mejoró también el entorno social, y se reactivó el tejido económico y cultural de la ciudad. El estudio, a punto de ser finalizado, desvela muchas más claves sobre la transformación de la ciudad que serán presentadas próximamente.