El director general de Patrimonio Cultural del Reino de Marruecos, Abdellah Alaoui, se desplazó, en fechas recientes, a Canarias, donde ha mantenido una serie de reuniones de trabajo con responsables políticos y expertos de las islas. Uno de los ámbitos que más ha interesado al representante gubernamental marroquí ha sido lo relativo a la gestión turística y al acondicionamiento y explotación responsable de sitios inscritos en la lista de Patrimonio Mundial. Entre las actuales prioridades del Ministerio de Cultura y Comunicación del Gobierno del Reino de Marruecos figura impulsar un gran proyecto de puesta en valor turístico de los bienes culturales marroquíes inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Miguel Ángel Clavijo, director general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias y un equipo de especialistas coordinados por el experto Cipriano Marín participaron en estas reuniones. Los dos directores generales pasaron revista al estado de las relaciones de cooperación entre ambas administraciones y a los proyectos bilaterales en marcha. Entre estos destaca el programa de documentación y rehabilitación de las torres de Santa Cruz de la Mar Pequeña (Ajfennir, Tarfaya) y de San Miguel de Asaca (Sbuya, Ifni), para lo que se materializará  la firma de un convenio de colaboración que permitirá la puesta en marcha definitiva, a comienzos del próximo año, de esta importante acción conjunta de rescate de un excepcional patrimonio marroquí de origen canario.

En el curso de estas reuniones, Abdellah Alaoui mostró interés por el estado en que se encuentra la tramitación del expediente de inscripción en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO del Paisaje Cultural de Risco Caído y los espacios sagrados de montaña de Gran Canaria, comprometiéndose formalmente a recabar el apoyo de su Ministerio a esta candidatura en los foros internacionales, fundamentalmente en el seno de la propia UNESCO, como entre los países amigos.

Arqueología de un patrimonio compartido

Este compromiso para la recuperación y revalorización del patrimonio cultural canario marroquí pondrá en valor los restos arqueológicos de las dos torres hispano canarias construidas y ocupadas entre finales del s. XV y principios del XVI: Santa Cruz de la Mar Pequeña, Tarfaya y San Miguel de Asaca, Ifni.

El proyecto, denominado ‘Arqueología de un patrimonio compartido. Las torres canario africanas de Santa Cruz de la Mar Pequeña y de San Miguel de Asaca’, está dirigido por el doctor en Geografía e Historia y experto en Arqueología, Jorge Onrubia, quien coordinará un equipo formado por investigadores de las dos universidades canarias y del Instituto Nacional de Ciencias de la Arqueología y del Patrimonio de Rabat. El acuerdo con el Ministerio de Cultura marroquí supone el compromiso canario de llevar a cabo las actuaciones de investigación y documentación, así como redactar el anteproyecto de valorización que permita compatibilizar el uso cultural y turístico.

Su objetivo no es otro que el de documentar y recuperar para su uso y disfrute social los vestigios arqueológicos de estos dos enclaves. “El proyecto es producto de la preocupación del Ejecutivo regional por proteger el patrimonio histórico y cultural de Canarias. Además, y a través de una serie de acciones, esta iniciativa persigue, también, disponer de un recurso que, convenientemente gestionado, sea susceptible de funcionar en el mercado turístico y contribuir al desarrollo socio económico de la zona, tan importante para la propia economía y estabilidad de ambas regiones”, detalla Miguel Ángel Clavijo.

Ambas torres fueron construidas y ocupadas, entre finales del siglo XV y principios del siglo XVI, en el marco de la dinámica expansionista africana protagonizada por los Reyes Católicos, y en cuyas tropas se contó con población canaria, siendo abandonadas ante las dificultades de penetración en el territorio.

Los dos directores generales han revisado el estado de los proyectos compartidos que ya están en marcha. Foto cedida.